Una malla sombra sirve para proteger cultivos, hortalizas y áreas recreativas de las inclemencias solares, hoy en día bastante comunes desde el uso doméstico y deportivo, hasta el industrial.

Estos materiales te ayudarán al resguardo y cuidado de plantas; además, podrás ahorrar agua y energía.

Esta tela repele los rayos del sol, evitan cambios inesperados de temperatura para las plantas y mantienen la humedad ideal entre el suelo y la tela, la cual propiciará el crecimiento saludable de tus cultivos.

Están hechas de polietileno, polipropileno, poliéster y en algunos casos tienen algún tratamiento aluminizado debajo de la tela. Los porcentajes de sombra que pueden proporcionar entre un 5% y hasta un 95%.

Por otro lado, es necesario decir además de ser un producto de bajo costo, existen distintos tipos de malla sombra, las cuales podrás combinar y elegir según tus necesidades principales.

Malla sombra anudada

Esta malla sombra es ideal para casas sombra, invernaderos y viveros; estacionamientos, patios, jardines, restaurantes y palapas.

Malla Sombra de monofilamento de polietileno de alta densidad o malla de sombra tejida

Está hecha con trama y urdito, tejidas con monohilo de polietileno estabilizado con antioxidantes solares que la protegen contra los rayos UV. Es de calidad profesional y bastante útil para sombrear pasillos y exteriores, así como para uso agrícola.

Los porcentajes de sombra más comunes son:

  • 35% para casa sombra o invernaderos con climas de templados a calientes tipo el mediterráneo.
  • 50% para uso en zonas de alta incidencia solar como en los trópicos.
  • 60% para uso en viveros de hortalizas.
  • 70% para uso en viveros ornamentales o de hortalizas de hojas.
  • 90% para áreas de descanso, recreativas, protección de maquinaria y automóviles.